Seleccionar página

A todos nos ocurre que alguna vez vamos por la calle y nos encontramos con cacas de perro, que como sabéis son muy molestas, ¡sobre todo si se pisan! Para solucionar este problema, muchos ayuntamientos están instalando parques “pipican” o “pipicaca”, situados normalmente junto a parques infantiles, zonas de paseo o zonas de recreo.

Un pipican es una zona habilitada exclusivamente para perros, de entre 1 a 3 metros cuadrados, donde el suelo es de arena, y pensados para que nuestros perros hagan pipí y caca en esas zonas sin ensuciar aceras y calles. Estas zonas están señalizadas, y cuentan con bolsas y papeleras para que los dueños recojan las cacas y esa zona tenga un buen mantenimiento.

A todos nos gusta ir a pasear a parques y paseos con nuestros perros, y esta idea nos permite hacerlo sin ensuciar ni molestar a nadie. Los perros irán por si mismos al pipican, pues el olor de otros perros que han estado anteriormente los atraerá, asegurándonos de que no lo harán en otras zonas.

800px-Pipican_Parque_Andarax

Entre los beneficios de un pipican podemos citar: las ciudades estarán más limpias, se educa a los perros para que hagan sus necesidades en esas zonas y no donde quieran, tu mascota se relacionará con otros perros, y al estar normalmente cercados estarás tranquilo, tu perro no se perderá.

Los ayuntamientos se encargan del mantenimiento del “pipican” removiendo la arena, desinfectándola y cambiándola cuando sea necesario, pero aún así todos debemos ser responsables y usar las bolsas y papeleras para que el espacio se mantenga limpio por más tiempo.

Ya podemos encontrar estos recintos en muchas ciudades, sobre todo grandes ciudades, aunque las ciudades de menor tamaño también lo van incorporando progresivamente. Es importante que esta costumbre se vaya implantando por el resto de zonas, pues ayuda a tener una ciudad limpia y a que los ciudadanos no se sientan molestos por encontrarse cacas de perros cuando van por las calles.