Seleccionar página

Como apuntábamos en este artículo, la cola del perro es un elemento imprescindible en su sociabilización. Nuestra mascota utiliza esta extremidad para enviar mensajes a sus congéneres y comunicarse con los miembros humanos de la familia.

Por medio de gestos y movimientos del cuerpo, nuestro amigo nos transmite sus emociones y estados de ánimo. Y la cola es su parte más expresiva -de ahí la importancia de no amputarla-.

Los movimientos de la cola del perro son instintivos, igual que nuestras expresiones faciales. Y cada uno tiene un significado, bien dirigido a nosotros, bien a los perros con los que se relaciona. Si aprendemos a distinguirlos e interpretarlos, podremos mejorar el vínculo y convivencia con nuestra mascota.

Por otro lado, el movimiento de la cola del perro favorece la propagación del olor de las feromonas de las glándulas anales. Otra importante vía de comunicación canina.

Movimientos habituales

Algunos de los movimientos más habituales de la cola del perro son los siguientes:

  • En círculos. Indica motivación, empatía, ganas de jugar.
  • Cola levantada con la punta hacia arriba. Autoridad. El perro quiere demostrar quién manda.
  • Cola levantada curvada. Muestra confianza y autocontrol.
  • Extendida en horizontal. Muy típica en los dibujos animados, cuando el perro está investigando y explorando, y algo le llama la atención.
  • Extendida horizontalmente y tensa. En este caso es mejor alejarse, puesto que la atención la capta un posible enfrentamiento. Sobre todo, si tiene el pelo erizado.
  • Movimientos rápidos de un lado a otro. Felicidad, alegría, pero también impaciencia. Sus sentimientos oscilan entre el deseo de hacer algo y el miedo a sus consecuencias. Es habitual antes de sacarlo o o cuando vamos a darle comida.
  • Movimientos cortos y rápidos. Está preparado para atacar, especialmente si enseña los dientes.
  • Cola baja y relajada, lejos de las patas traseras. Nuestro amigo está tranquilo y relajado. También cansado, al final de la jornada.
  • Cola baja, cerca de las patas traseras y con ligeros movimientos laterales. Está intranquilo. No se fía o no le gusta lo que hay alrededor.
  • Cola entre las patas. Así manifiesta el miedo o temor a ser agredido. También indica sumisión ante el miembro dominante de la manada.

Alta, baja, izquierda o derecha

Como hemos visto, el significado de los movimientos de la cola del perro varía según su colocación a distintas alturas.

Si la extremidad está en una posición media, nuestro perro se encuentra relajado y tranquilo. Cuando la estira y tensa en posición horizontal, está alerta.

Al subir la cola demuestra confianza en sí mismo y puede llegar, incluso, a la agresividad. Por el contrario, a medida que baja la altura, indica que no quiere problemas ni busca pelea, hasta llegar a la sumisión.

Por otra parte, también hay diferencias de significado entre los movimientos de la cola del perro hacia la izquierda y la derecha.

Según algunos estudios, los perros agitan su rabo más hacia su lado derecho cuando están contentos. Y hacia su lado izquierdo cuando se sienten amenazados.

Como nos sucede a nosotros, la parte izquierda del cerebro gestiona los sentimientos positivos y agradables, como la afectividad. Mientras que el lado derecho se encarga de los negativos, como el miedo.

De todas formas, la mueva hacia un lado u otro, seguro que ahora estarás más atento al lenguaje corporal de tu mejor amigo.