Seleccionar página

Se cree que los orígenes del Bulldog Francés se remontan a los molosos que se criaban dentro de las fronteras del Imperio Romano.

Primo del bulldog inglés y de los dogos franceses, el bulldog francés actual, el que nosotros conocemos, es el resultado de sucesivos cruces que practicaron los entusiastas criadores de los arrabales más populares del París de principios del siglo XX.

cachorro_bulldog_frances

En ese período el bulldog francés se utilizaba como acompañante de los carniceros del mercado central pero fue enamorando perdidamente a la aristocracia y al gremio de artistas por su porte singular y su modo de ser amistoso.

El primer club de esta raza se inauguró en el año 1880 en París. El primer registro de filiación se realiza en 1885, y el primer estándar data de 1898, año en el que la Sociedad Central Canina de Francia aceptó la raza del Bulldog Francés. El primer bulldog francés fue exhibido durante 1887. El estándar fue modificado posteriormente en los años 1931, 1932 y en 1948. En el año 1986 volvió a ser modificado por Réant y Triquet y más tarde en el año 1994 por el Comité del Club del Bulldog Francés, contando con la colaboración de Triquet.

Se trata del tradicional moloso de tamaño pequeño, un perro corpulento pese a su talla pequeña (basta con coger en brazos a uno de ellos para darse cuenta que pesa más de lo que aparenta). Su pelaje es raso y su cabeza es recortada y chata. Las orejas son rectas y el rabo es corto de forma natural. Tiene que tener el aspecto de un perro dinámico, despierto, muy fornido, de una complexión consistente y de huesos resistentes.

bulldog_frances

El bulldog francés es simpático, alegre, juguetón, deportivo, espabilado. Es especialmente cariñoso con su amo y con los niños.

La cabeza del bulldog francés se caracteriza por una constricción del esqueleto maxilo-nasal; por consiguiente, el cráneo ha ganado en ancura lo que ha disminuido en longitud y es muy fuerte, grande y cuadrada. La piel que provoca pliegues y arrugas más o menos simétricas en la frente.

Son animales chatos, con los arcos superciliares destacados y divididos por un surco entre los ojos. Dicho surco no puede extenderse hasta la frente.

Los bulldogs franceses poseen una nariz amplia, corta y erguida, una caña nasal muy breve que se adorna con unos surcos concéntricamente simétricos que descienden sobre el labio superior .

Un bulldog francés adulto saludable debe pesar por encima de los 8 kg y no pesar más de 14 kg.